Vuelta al lago Maggiore en bicicleta

La vuelta al lago Maggiore en bicicleta es una ruta clásica para los nativos y una opción interesante para descubrir la región pre alpina italiana. Además, como cualquier otro lago, permite realizar una vuelta circular.

Información sobre el lago Maggiore

El lago Maggiore es el segundo más grande de Italia, después del Lago de Garda, pero es el primero en longitud del perímetro debido a su forma alargada y a su perfil irregular.

Se encuentra entre Suiza e Italia, en cuya parte divide las regiones de Piamonte y Lombardía. Para obtener más información puedes consultar la web oficial del Lago Maggiore.

La vuelta completa mide aproximadamente 170 km, casi todos en llano: es una ruta apta para ciclistas bastante entrenados. Si crees que no estás listo para recorrer esta distancia, te aconsejamos que realices la ruta en dos días o que utilices uno de los muchos barcos que conectan los distintos pueblos del lago. Más información en el sitio web de la Compañía de transporte local.

Si te gustan las subidas, has de saber que desde este lago empiezan algunos de los ascensos protagonistas en las grandes competiciones; pero mejor nos reservamos este detalle para otra ocasión.

Cómo llegar al lago Maggiore

En coche se llega fácilmente desde las ciudades de Milán o Turín. Si prefieres el tren, puedes salir desde Milán y bajar en la estación de Arona. Además, puedes recorrer el carril bici del Naviglio Grande para llegar en bicicleta directamente desde Milán.

La vuelta al lago Maggiore

Tratándose de una ruta circular, puedes empezar la vuelta por donde quieras. Personalmente, suelo elegir como punto de salida la localidad de Arona por su comodidad (hay muchas plazas de parking gratuitas), porque es un pueblo con encanto y porque hay muchos locales en la orilla del lago, ideales para disfrutar de una buena cerveza al final de la vuelta para recompensar el esfuerzo.

La ruta que suelo escoger va en la dirección contraria a las agujas del reloj, pasando primero por la región italiana de Lombardía, por Suiza y terminando en la orilla piamontesa. De esta manera, seguimos el movimiento del sol y aprovechamos la máxima sombra posible. En las salidas invernales, seguiremos la dirección opuesta para aprovechar al máximo el calor de los rayos del sol.

La orilla oriental del lago Maggiore

La primera parte de la ruta es la menos atractiva y dónde solemos encontrar más tráfico. Saliendo desde Arona, debemos desplazarnos hasta Sesto Calende por la carretera del «Sempione», la típica carretera nacional con sus cines, restaurantes de comida rápida y supermercados.

Éste es uno de los motivos por los que prefiero dejármela atrás cuanto antes. En Sesto Calende, empezamos a subir por la orilla del lago que delimita la provincia de Varese. Pasamos por los pueblos de Angera, Ranco, Ispra y Arolo hasta llegar a Laveno Mombello. De vez en cuando, la carretera se desvía ligeramente hacia el interior, alejándose del lago: aún así, es casi imposible perderse.

Desde aquí hasta la frontera con Suiza, la carretera sigue el perfil del lago. Esto significa que, en los días más calurosos, podemos aprovechar para hacer un breve descanso y bañarnos en el lago.

Después de pasar por Luino, llegamos a la frontera con Suiza: aquí, los guardias suelen ser bastante considerados con los ciclistas, dejándonos pasar rápidamente.

vuelta-lago-maggiore-bicicletas-deporvillage

La orilla suiza del lago Maggiore

Aquí comienza la parte más difícil de nuestra ruta, desde el punto de vista de la orientación. Las indicaciones para Locarno y Ascona llevan a una autovía en la que las bicis no pueden circular. Por lo tanto, tenemos que seguir las simples indicaciones por el carril bici, que lleva a Locarno y sigue hasta Ascona. Esta ruta está muy bien señalizada y es larga, aunque no podemos recorrerla a la misma velocidad que una carretera convencional.

La orilla occidental del lago Maggiore

Tras un breve descanso en Ascona, seguimos rumbo a Italia. Aquí empieza mi tramo favorito. Aprovechamos para subir el ritmo entre un pueblo y otro y ralentizamos para disfrutar recorriendo sus calles. Hay que destacar las localidades de Cannobbio, Ranco y Verbania. En poco tiempo, llegamos al Golfo Borromeo y a sus tres islas. Otra vez aprovechamos para bañarnos y refrescarnos, y volvemos a pedalear.

Cruzamos Baveno y sus destacadas canteras, desde las cuales se extrajo la piedra para construir la Catedral de Milán. También pasamos por Stresa, con sus lujosos hoteles, y los pueblos de Belgirate, Lesa, Meina; todo ello repleto de curvas y mansiones históricas. Lo ideal es llegar a esta altura de la ruta antes de las 5 de la tarde para evitar el tráfico.

Ya nos queda poco para llegar otra vez a Arona. Cansados, pero satisfechos.

«¿Una caña?»

«¡Sí, por favor!»

Recomendaciones

  • No te olvides el DNI para cruzar la frontera con Suiza.
  • En el lago, el viento sopla de norte a sur por la mañana y de sur a norte por la tarde. Si sigues la ruta recomendada, ten en cuenta que vas a pedalear siempre con el viento de cara. De todas formas, se trata de una brisa ligera, así que no te preocupes por ello.
  • Tratándose de un lago alpino, es oportuno comprobar las condiciones atmosféricas, sobre todo en Suiza. No te sorprendas si el día empieza soleado, más tarde llueve y termina otra vez con sol.
  • En Suiza, una cámara cuesta más de 10 euros: llévate una de repuesto.
  • Bicis recomendadas: de carretera (si quieres rendimiento) o híbrida (si prefieres comodidad y tranquilidad).

Sitios para visitar

  • Fortificación de Angera
  • Ermita de Santa Caterina del Sasso
  • Locarno
  • Verbania y las Islas Borromeas

Stefano Francescutti

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here