Convivir con un triatleta, una vez entiendes cómo afecta su pasión por esta disciplina al su estilo de vida, tiene más ventajas que otra cosa. ¿Las conoces?

El triatleta tiene un cuerpo 10

Bueno, esto en realidad es un arma de doble filo; sobre todos si tú tienes un físico más parecido a un racimo de salchichas de Baviera, porque tendrás más facilidad de caer en una irremediable depresión. El caso es que el triatleta controla su peso y dieta; y esto puede suponer un buen aliciente y motivación para que tú vuelvas a conseguir entrar en los vaqueros que usabas hace 8 años. Puedes aprender mucho para cuidarte y tener un estilo de vida saludable. Y claro está, convivir con alguien que tiene un cuerpo duro, sin tripita y a quien le sientan estupendamente las mallas… tiene muchas ventajas 😉

El triatleta es muy fácil para regalar

Tienes cientos de artículos y posibles regalos relacionados con el running, ciclismo o natación. De tantas posibilidades puede que la dificultad pase por lo contrario de no saber qué regalar… que no sepas qué elegir. Y si por lo que sea no lo tienes claro, con preguntarle cosas tipo ¿hay algún tipo de tejido especial para correr en invierno?, ¿cada cuánto hay que cambiar las cubiertas de la bici? o ¿se puede nadar con música? Ya verás si hay posibilidades.

El triatleta es leal

Establece lazos emocionales fuertes con aquellos que le acompañan en su pasión. Su estilo de vida implica una serie de sufrimientos y renuncias (que por supuesto ve compensados con creces por otro lado), esto le ayuda a empatizar mejor.  Acompañándole o simplemente dejándole disfrutar de todo lo que conlleva el triatlón en su vida es muy fácil que se refuerce vuestra relación con ese vínculo emocional.

El triatleta tiene contactos

Muy valiosos… como fisioterapeutas, osteópatas, médicos deportivos. El triatleta conoce o puede acceder a los mejores especialistas de la zona. Como además tiene tendencia a lesionarse, es considerado como buen cliente. Esto es algo muy interesante por si en algún momento llega el día en el que tú necesites este tipo de atención. Además de todo el elenco médico-sanitario, en las competiciones se socializa de una manera insospechada, con personas de todo tipo de ámbitos profesionales y sociales.

El triatleta es un apasionado

Si es capaz de disfrutar del triatlón, es capaz de poner corazón y voluntad en ello. Para un triatleta todo es posible, tiene una energía vital, alegría de vivir y determinación contagiosas. Con los subidones de endorfinas que proporcionan los entrenamientos y competiciones, tienes garantizada energía, vitalidad y felicidad revoloteando a tu alrededor.

Descubre más ventajas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here