Seguimos tras la pista de nuestra bicicleta. En Deporvillage nos gusta especialmente este deporte y desde nuestro blog nos reiteramos en los aspectos lúdicos, saludables y sociales que reporta este deporte.

Te hemos motivado para demostrarte que las bicicletas no son solo para el verano, y que comodidad a la hora de hacer deporte puede estar ligado al cuidado del medio ambiente.

En esta ocasión queremos llegar más allá y hacerte ver lo importante que es no solo tener una bicicleta, sino saber usarla. Tanto si eres un nostálgico y tu modelo es de lo que hicieron época, como si tienes lo último del mercado. Tanto si eres asiduo del paseo como de las tandas de entrenamiento.

Hay que saber calentar y saber enfriar cuando se monta en bici.

Montar en bici es un ejercicio amable con nuestro cuerpo, no nos supone movimientos bruscos o violentos. te sientas y solo con dar pedales empieza la diversión. Pero si crees que sin más puedes saltar sobre el sillín y comenzar una sesión intensa te equivocas.

El calentamiento previo de tus músculos te va a aportar mayor rendimiento, sencillamente porque los músculos se contraerán más deprisa, el oxígeno les llegará mejor y el ritmo metabólico aumenta. Además vas a prevenir lesiones y las sesiones de ocio o entrenamiento serán más agradables y soportables.

Decimos bien que puede hacerse un calentamiento externo y otro interno, pero nos interesa el segundo. El primero, el que utiliza medios externos que puedes buscar en un masaje o una  sauna, te va a aportar mayor riego sanguíneo de la piel no de los músculos. La temperatura de la piel se eleva y se dilatan los vasos sanguíneos.

Lo más importante de un calentamiento es que sea activo, es decir que caliente los músculos profundos. A nuestro cuerpo no le interesa pasar de golpe de un estado de reposo a un estado de actividad intensa. Es algo obvio, pero generalmente no lo hacemos.

¿El calentamiento más efectivo? sin duda rodar (progresivamente) con la bici, pero unos ejercicios de estiramiento deben seguir a la primera fase de rodaje, que será de unos minutos. En total unos 5-10 minutos, tras los cuales no debemos estar sudando, sentirnos fatigados y el ritmo cardiaco (que variará según las personas) no debe exceder de 90-110 pulsaciones.

Clave: hacer estiramientos sobre un músculo que no ha sido precalentado sirve de poco para aumentar la elasticidad del mismo. Si su temperatura es elevada si.

Os sugerimos unos estiramientos, para que una vez calentado el cuerpo, puedas sacar el máximo rendimiento a tu paseo o sesión de bici. Te emplazamos a un siguiente artículo sobre la importancia del enfriamiento.

Y ya sabes para todo lo demás… Deporvillage.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *