20 minutos a pie cada día son suficientes para reducir el riesgo de muerte prematura.

Nadie duda de los beneficios para la salud que el hacer ejercicio con regularidad tiene, así como mantener un nivel de vida activo y saludable, cuidando la alimentación entre otras cosas. Y es que el sedentarismo influye muy negativamente en nuestro cuerpo; de hecho, según un estudio realizado por la universidad de Cambridge, en Europa fallecen al año el doble de personas que por padecer obesidad. Y únicamente con un pequeño aumento en nuestra actividad física diaria es suficiente par reducir notablemente este riesgo aportando beneficios significativos para nuestra salud.

Esto es algo que no es reciente pues la inactividad física se ha asociado frecuentemente con un mayor riesgo de muerte prematura, además del hecho de estar vinculado con un mayor riesgo de patologías como enfermedades cardíacas y el cáncer.

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores analizaron datos de 334.161 hombres y mujeres europeos durante un promedio de 12 años. Se obtuvieron datos sobre altura, peso y circunferencia de la cintura y mediante la autoevaluación se midieron los niveles de actividad física. Se encontró que la mayor reducción en el riesgo de muerte prematura se producía comparando entre los grupos inactivos y moderadamente inactivos, analizados por una combinación de la actividad en el trabajo con actividades lúdicas.

Te recomendamos leer Consejos para mujeres Runners principiantes

Los investigadores estiman que el hacer un ejercicio equivalente a un paseo a paso ligero 20 minutos cada día, en el que se produce una quema de entre 90 y 110 kcal llevaría a un individuo del grupo inactivo a ser moderadamente inactivo reduciendo, así, su riesgo de muerte prematura entre un 16 y un 30%. Aunque el impacto fue mayor entre las personas de peso normal, incluso para aquellos con un mayor IMC se obtiene un beneficio a tener en cuenta.

Al cruzar estos resultados con los datos más recientes disponibles sobre muertes en Europa, los investigadores estiman que 337.000 de las 9’2 millones de muertes entre los europeos eran atribuibles a la obesidad (aquella con un IMC superior a 30). Sin embargo, el doble de este número de muertes (676.000) podría deberse a la inactividad física.

Según indica el director del estudio, Ulf Ekelund, del ‘Medical Research Council’ (MRC) de la Unidad de Epidemiología de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido:

“Hay un mensaje sencillo: basta con una pequeña cantidad de actividad física cada día para que las personas físicamente inactivas obtengan importantes beneficios para su salud. Aunque se encontró que sólo 20 minutos marcarían una diferencia, realmente deberíamos estar intentado hacer más porque la actividad física tiene muchos beneficios para la salud y debe ser una parte importante de nuestra vida cotidiana.”

El profesor Nick Wareham, director de la Unidad MRC, añade:

“Ayudar a la gente a perder peso puede ser un verdadero desafío y, al mismo tiempo, debemos tener como objetivo reducir los niveles de obesidad en la población, con intervenciones de salud pública que animen a la gente a hacer pequeños cambios pero alcanzables en la actividad física que pueden tener beneficios significativos para la salud y pueden ser más fáciles de lograr y mantener.”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here