El tubular Grifo de 33 milímetros es sin duda la elección más polivalente para enfrentarse a una temporada de ciclocross de altos niveles como los verdaderos profesionales.

Al principio de esta temporada, tuve la oportunidad de utilizarlos en varias rutas y en condiciones atmosféricas extremadamente diferentes y nunca me han decepcionado: sólo hace falta adoptar una presión de trabajo correcta en cada situación.

Para competiciones rápidas sobre terrenos secos, adopté una presión de 2.3 bares en el trasero y 2.1 en la delantero. Con estas presiones se consigue una buena velocidad manteniendo la adherencia al terreno, sin rebote y sin perder energía y agarre en curva.

Tubolare Challenge Grifo 33

En cambio, para competiciones sobre mojado en rutas muy técnicas bajé a presiones de hasta 1.4 bares en el delantero y 1.6 en el trasero. Obviamente, en contrapendientes o en puntos más técnicos hay que ser muy delicado para no resbalarse, pero, a diferencia de otros tipos de tubular, los Grifo de 33 mm son muy progresivos en el deslizamiento y por consiguiente son muy previsibles para que nos demos cuenta del peligro y podamos corregir el rumbo.

Estos tubulares evacuan el barro de forma muy eficiente dejando siempre los tacos libres para que trabaje perfectamente para conseguir un agarre notable en cada situación.

En conclusión, es un producto que, con los debidos conocimientos, puede ser utilizado por quienes no tengan soluciones específicas que cubran toda la temporada. Son excelentes sobre suelos secos o con barro denso que suele pegarse, pero incluso en terrenos más exigentes y resbaladizos, donde siguen portándose de forma fenomenal.

Ver productos Challenge Deporvillage

Recensione di Paolo Bravini

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here