Esta es la tercera pregunta que queremos hacerte hoy. Nuestros dos últimos artículos los hemos dedicado al running. Primero viendo como elegir nuestra zapatilla, el segundo intentando estimar cuando debemos cambiarla y hoy hablamos de que hacer con las usadas. Por supuesto no tirarlas a la basura.

Que deseches unas zapatillas para la competición o los entrenamientos no tiene porqué suponer que las tires a la basura. Cierto es que habrán perdido propiedades para un uso prolongado (recuerda lo de los 45.000 golpes de seguido al suelo en una maratón), pero pueden tener vida para algo más.

Pueden tener vida útil y lo que es mejor… para ti y para los demás.

Para ti y simplificando pueden servirte para: entrenos cortos, para descanso en otros deportes, tras competir, para viajes. Para cuando pintes la casa. Para cuando decidas remontar un arroyo a pié (tengo amigos que lo hacen) o para cualquier incursión deportiva que no precise calzado especializado.

Para los demás, si para los demás, para aquellos que no pueden disponer de calzado deportivo. Y unas zapatillas de running tras unos 700 km están muy ponibles para hacer deporte.

Hay acciones desarrolladas por asociaciones que recogen zapatillas en buen estado de uso para determinadas personas, cuando para nosotros suponen un cambio sin agotar su ciclo de vida. Y esto es para tomárselo en serio.

¿Te imaginas que con las zapatillas que vas a cambiar otros van a poder jugar al tenis, correr en pista o jugar al baloncesto?, pues es posible. Se puede reciclar más allá del los tres contenedores habituales de tu calle, eso si no sabemos cuando tendremos contenedores para reciclar zapatillas. Cierto que es más fácil reciclar cuando nos ponen el contenedor cerca de casa, pero ¿los deportistas no hablamos de compromiso?.

Puedes llegar más allá a través del deporte, porque no organizarte y conseguir juntar amigos, buenas intenciones y zapatillas, para luego enviarlas.  Tiene costes de envío, seguro que si, pero ¿que son unos cafés de menos por poder cambiar la vida a algunas personas?. Ciertamente nada.

Puedes optar por algo más fácil y efectivo quizás y es entregarlas en los múltiples lugares, que si hay en todas nuestras ciudades, de recogida de ropa para las personas que no pueden ni cambiar de zapatillas, sencillamente porque no tienen.

Hay un libro que nos dice que «todos hemos nacidos para correr y que el secreto de la felicidad está a tus pies». Y desde Deporvillage te decimos que esa felicidad la puedes dar a otros sencillamente pasándoles tus zapatillas.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *