Probamos luz trasera Sigma Brakelight

Recientemente probamos la luz trasera Sigma Brakelight, que nos permitió aumentar nuestra visibilidad en las transitadas carreteras de coches y motos en Liguria. Es un hecho habitual que los ciclistas y los conductores se acusen de no respetarse entre ellos. Entonces…

¿por qué no aumentar nuestra seguridad con poco dinero de una forma económica?

Sigma Brakelight es un dispositivo muy simple y funcional: consiste en una pequeña luz LED que se enciende cuando se aprieta el freno trasero.

¿Cómo se instala? ¿Cómo funciona?

Las instrucciones para su montaje son simples pero hay que tener en cuenta que solo es compatible con frenos de cable mecánicos pero no con sistemas de freno de disco. Para montarla se introduce la luz a través cable de freno y luego se aprieta con una llave Allen. Toda la instalación no precisa más de un minuto.

Una vez colocada la luz trasera Sigma Brakelight, sólo falta la comprobación: aprieta la palanca del freno trasero y la luz led roja se encenderá automáticamente. Cuidado, ya que la presión necesaria para activar la luz cambia un poco la sensación con la que estáis acostumbrados a frenar puesto que se endurece un poco la fuerza que debes ajercer para frenar.

La luz trasera Sigma Brakelight se vende junto a la bateria tipo 1025 y su duración es más o menos de 100.000 frenadas o 200h de iluminación. La carcasa de la estructura es impermeable, pesa 6g y se vende en 5 colores diferentes, para que la puedas combinar con el color de tu bici. La luz interior es LED y las dimensiones totales son de 3 cm aproximadamente.

Hicimos varios tests en situaciones de poca luz y la sensación de seguridad fue increíble. La visibilidad fue suficiente para no pasar desapercibido ante los coches que nos seguían, por lo que aconsejamos este pequeño dispositivo de bajo precio (5 €) pero de alto valor.

Descubre todos los productos Sigma Sport en Deporvillage.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here