Salir a correr es el deporte más barato, uno de los más practicados pero también uno de los más iniciados y abandonados por aburrimiento.

Cuando salimos a correr muy frecuentemente lo hacemos solos, es por poco tiempo y eso nos lleva  a frecuentar los mismos itinerarios, obteniendo las mismas sensaciones a diario y favoreciendo que el «aburrimiento» nos haga relajarnos en nuestro afán de superación y puede llegar el deseo de abandono.

Correr es y debe ser un gusto no una obligación y un sacrificio molesto. Pueden ayudarte determinadas pautas para sobrepasar los factores que no te ayudan a correr gustosamente.

1- Si puedes no corras solo. Sobre todo si te estás iniciando busca correr en compañía o en grupo. Si corres con otra personas puedes conversar y sobre todo al inicio de tu aclimatación a la carrera lo harás a un ritmo más cómodo. Poco a poco podrás ir subiendo tus metas, sabiendo que un pique sano con otros aumentará normalmente tu rendimiento. En contrapartida elige bien tus compañeros, pues correr con gente de diferente nivel puede ser contraproducente tanto por exceso como por defecto.

2- Si corres solo busca la motivación en la música. Si haces una buena elección de ritmos apropiados no solo rendirás mejor sino que estarás deseando tomando ese rato solo para ti. Hoy puedes disponer de multitud de dispositivos y un repertorio infinito. Ojo al volumen que puede provocar despistes de apreciación tanto en ciudad como en campo, además de contraindicaciones de salud auditiva.

3- Cambia de recorrido. Según sea tu disponibilidad tendrás que salir desde casa o no, puede desplazarte a algún lugar como un parque o zona boscosa, prever rutas circulares o no. En cualquier caso busca la variedad por evitar el aburrimiento, por descubrir nuevos lugares y por tu propio entrenamiento que puede condicionarte frecuentar rutas con escaleras, pendientes, descensos, cambios de ritmo o tipo de suelo. Tener la inquietud de buscar nuevos lugares que pisar y paisajes que descubrir es parte de la cultura del runner.

4- Se paciente con los resultados.  Sobre todo si comienzas, ten presente que lo que cuesta conseguir en meses se puede perder en una semana. Tienes que ser constante y lógico en tus pretensiones: con un mes de entrenamiento no se corre un maratón.  En cualquier caso tanto si lo vas a hacer como si no es bueno tener metas, ser progresivo en las mismas y paciente. Si sobreviene una lesión deriva tu pasión por el running a leer, documentarte sobre este excelente deporte o tener actividad complementaria si tu dolencia te lo permite.

5- Prueba a competir. El calendario y la geografía española están llenos de multitud de pruebas populares, de diferente nivel de dificultad en distancia o trazado. Si has sentido la adrenalina del pistoletazo de salida no hay mucho que explicarte. Además es ocasión de hacer amigos, correr con los tuyos, hacer actividad familiar entorno a la prueba, en definitiva ampliar la satisfacción de correr.

Te remomendamos leer: Diccionario básicos para un runner

Para todo lo demás cuenta con nosotros, Deporvillage te lo pone fácil.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here