Ha llegado el buen tiempo y con él la operación bikini y la necesidad de adelgazar y de tonificar, endurecer y moldear pecho, abdomen, glúteos, brazos y piernas.

En estas fechas podemos ver múltiples anuncios de medicamentos para perder peso, cremas anticelulíticas, parches, … También se publican las más disparatadas dietas basadas en determinados alimentos o en comer raciones muy pequeñas que prometen eliminar kilos en poco tiempo.

Y muchas de nosotras creemos en estos productos y dietas milagrosas para perder peso que además de hacernos gastar mucho dinero pueden afectar a nuestra salud provocándonos trastornos nerviosos y de la conducta alimentaria.

No existe la dieta milagrosa para adelgazar sin esfuerzo. Para perder peso de una manera saludable y no volver a ganarlo al poco tiempo debemos cuidar nuestra alimentación manteniendo una dieta equilibrada y elevar nuestro nivel de actividad realizando deporte un mínimo de media hora tres días en semana.

 

Como en la mayoría de las cosas, una vez que nos acostumbremos a comer sano y mantener un buen nivel de actividad, se convertirá en parte de nuestra rutina diaria.

Recomendaciones relacionadas con la alimentación:

Debes planificar tus comidas. El hecho de saber lo que vas a comer por adelantado te permitirá controlar la situación y evitar la toma decisiones de última hora que pueden comportar ingerir demasiadas calorías y grasas. Planificar te ayudará a mantener una dieta equilibrada.

Comprar de manera controlada. Se recomienda ir de compras con una lista ya que ahorraremos tiempo y dinero, y además compraremos sólo lo que necesitamos. Se debe evitar comprar cuando se tiene hambre ya que nos podemos ver tentadas por alimentos para picar, incluso de camino a casa, y comidas rápidas muy grasas.

Pesar la comida.

Nos deberíamos acostumbrar a pesar la comida para controlar las cantidades que ingerimos. Durante las comidas también podemos utilizar platos más pequeños, ya que con la misma cantidad de alimentos los veremos más llenos
Superar los antojos. Mientras se sigue una dieta, siempre hay algún momento en el que se sufren los antojos de comida.

Si esto sucede, no se tiene que abandonar todo y echar a perder el trabajo realizado. Un antojo no quiere decir que el cuerpo tenga hambre ya que habitualmente se presentan cuando se tienen ganas de comer un determinado alimento o comida. Los antojos pueden ser provocados por estímulos ajenos al cuerpo, como el estrés, cambios emocionales y ver u oler algo apetitoso.

Para quemar grasa y perder peso necesitamos que nuestro cuerpo queme un número mayor de calorías de las que se ingieren.

Se queman calorías haciendo ejercicio, pero si además tomamos productos que estimulan la tasa metabólica y reducen el apetito, los objetivos de pérdida de peso se pueden conseguir mucho más rápidamente.

Para todos demás Deporvillage

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here