Si eres un biker avanzado no, pero si te estás iniciando o incluso si eres de los primeros pero te cuesta mantener tu bici al día, ante la pregunta ¿la cadena de la bici se cambia si no se rompe?… la respuesta es si.

Un bicicleta en uso necesita de mantenimiento. Tanto si eres tu capaz de realizarlo como si lo dejas en manos de otros, el mantenimiento de la bicicleta existe y debes prestarle atención. No es solo cuestión de inflado de ruedas o cambio de bidón.

La falta de mantenimiento no solo compromete tu lucimiento (algo prescindible), compromete tu seguridad y esto es para tomárselo en serio. No se trata de los cuidados de tu coche, pero necesita tres cosas: saber de que va, destinarle su tiempo y asumir el coste (económico y de tiempo).

Por esto, sin la intención de animarte a convertirte en mecánico ni que montes en casa un taller si no es tu inspiración (que en caso de serlo también te animamos) si te vamos a animar a que tomes nota de una serie de consejos básicos y trucos sobre el mantenimiento de tu bici en varias entregas. Serán cuestiones que siendo básicas y sencillas no se siguen al pié de la letra, pero que pueden evitarte por ejemplo una renovación en el conjunto de transmisión de tu bici (coronas y cadena) si has observado la regla del cambio de cadena por mantenimiento. O por ejemplo que en tu sillín empiecen a aparecer grietas antes de tiempo. O que no debes engrasar sin antes haber limpiado.

Empezamos en esta ocasión con unos consejos sobre la limpieza de tu bicicleta.

-Limpieza si pero con cuidado. Si te pasas puedes ocasionar daños.

No tienes porqué lavarla tras cada salida. Estima limpiarla en seco pues el agua pueda conllevar oxido, desaparición de grasa, bloqueo de tornilleria por ejemplo.

-Siempre que laves, seca y engrasa. No te saltes el secado y engrase o al domingo siguiente la bici estaré como la mojama.

Nada de “petroleados“. No es un motor de coche por muy bien que quite la grasa. Atacará a juntas, pinturas, pegatinas, retenes, plásticos. Utiliza productos específicos biodegradables.

-El manguerazo está bien, pero evita el agua a presión para los lavados. No se te ocurra meterla un lavado de presión de gasolinera. Al llegar a casa te lo agradecerán pero el agua entra en la suspensión, quita la grasa de los rodamientos y eso te puede suponer reparaciones avanzadas.

-Sigue esta secuencia:

1- Remojo a baja presión, deja reposar si hay barro incrustado.

2-Desengrasa la transmisión (cadena y coronas) pedaleando hacia atrás. Deja actuar.

3-Aclarado a baja presión.

4-Siempre con esponja, dale un buen enjabonado comenzando por las partes altas y hacia abajo.

5-Ojo a las llantas si no usas frenos de disco, tendrán acumulo de desgaste de zapatas.

6-Secado, no te lo saltes. Si dejas secar al sol quedarán manchas. Dale unos botes y seca con un paño.

7-Los discos de freno como mucho pasales un paño con alcohol. Cuantos menos productos toquen pastillas y discos mas te aseguras una buena frenada.

8-Entre lavados limpia la cadena con un trapo/cepillo y engrasa antes de cada salida con un lubricante. Aseguras la protección ante el desgaste.

9-Puedes proteger con una bolsa de plástico sillín y puños si no quieres que se mojen.

10-Con un cubo, esponja, cepillo, desengrasante y lubricante puedes completar la faena.

Cuida de tu bici, por compromiso deportivo y por seguridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here