¿Qué cadencia de pedaleo (velocidad con la que mueves los pedales) es la más eficaz cuando montas en bici? Es uno de los múltiples factores que influyen en el rendimiento deportivo en ciclismo, y suele ser una pregunta habitual entre quienes empiezan a querer valorarlo por algo más que los kilómetros/hora a los que consigue rodar.

Factores que influyen en la cadencia de pedaleo

Pedalear más rápido no te llevará más lejos.

Muchos principiantes creen que pedalear más rápido es siempre mejor. Pero lo cierto es que la clave está en la fuerza que se ejerce al pedalear. Así que lo primero que tienes que encontrar es la resistencia al pedaleo que eres capaz de mantener (de manera constante) a la mayor velocidad de pedaleo posible. Los cambios, precisamente, están para ayudarnos a encontrar la combinación perfecta. Si cuando sales a correr con la bici (o incluso en una clase de spinning) eres el que más rebotas en el sillín… mala cadencia llevas. Normalmente rebotar es consecuencia de ir a muchas revoluciones pero con poca o ninguna resistencia. Puedes estar quemando calorías, pero no estás mejorando el rendimiento.

¿Mayor cadencia es siempre mejor?

Los más expertos y conservadores hablan en este sentido del clásico ejemplo entre Lance Armstrong y Jan Ulrich. Lance adelantaba a Jan gracias a su cadencia de pedaleo más elevada en comparación con el estilo de menor RPM preferido por el segundo. Lo cierto es que, sin ánimo de polemizar, Lance era un mejor ciclista en general, y pasó a preferir un estilo de pedaleo con elevada cadencia. Nuestra recomendación, en general, es que el mejor rendimiento sobre la bicicleta se puede lograr con un ritmo “normal” (entre 80 y 100 revoluciones por minuto), en lugar de ir presionando siempre para lograr cadencias más altas.

Contexto, sentido común y cadencia

Si has experimentado con la energía, sabes que se pueden lograr la misma potencia con diferentes cadencias. 60, 80 o 100 RPM pueden llevarnos a la energía que deseamos (o podemos) alcanzar. El terreno, la climatología, y otros factores externos condicionan que lleguemos a nuestro óptimo con una cadencia u otra. Si hablamos de triatletas tenemos que contar además con el factor adicional de cómo nuestra selección cadencia en la bici afectará a nuestro rendimiento posterior en running.

Baja vs. alta

Un poco de física: Potencia (vatios) es el resultado del par (fuerza que ejerces en el pedal) y la velocidad de rotación (cadencia). Para lograr una misma potencia, una baja cadencia implica tener que mantener mayor esfuerzo, que a nivel muscular requiere mayor contracción rápida. Mientras que una cadencia más alta significa menor esfuerzo y mayor contracción lenta a nivel muscular. Para entendernos: Una cadencia superior (rápida) “cansa menos” y tiende a exigir más del sistema cardiovascular, mientras que el pedaleo a una cadencia inferior (lenta) exige más al sistema muscular.

En la medida en la que tu sistema cardiovascular pueda asumir esfuerzos más intensos, los costes de pedaleo a menor cadencia precisan menos en términos de consumo de oxígeno, pero, como ya hemos dicho, es más exigente en los músculos desde una perspectiva de la fuerza.

Por supuesto, no vamos ninguna parte en cuanto a cadencia, potencia, esfuerzo, velocidad… si no tenemos unos buenos pedales y sus correspondientes zapatillas de ciclismo. En Deporvillage puedes encontrar una muy buena variedad de todos ellos, siempre al mejor precio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here