Seguimos aprendiendo ejercicios sencillos y complicados para manejar mejor tu bicicleta de montaña.

Después de haber aprendido a no meterse en un reguero y a trazar cómodamente las curvas, en esta ocasión vamos a subir un poco la dificultad haciendo dos ejercicios que de nuevo van a ayudarte a mejorar la técnica encima de tu bici.

Recuerda como te explicábamos en nuestra anterior entrada (ejercicios para mejorar la técnica en MTB) que estos ejercicios puedes tomártelos como un entrenamiento, como un calentamiento previo a empezar a pedalear.

1- Como pasar un obstáculo perpendicular a tu desplazamiento.

Por ejemplo un tronco, una piedra, un buen bache. Se trata de no bajarte de la bicicleta, tanto por no parar, como por haber llegado delante del obstáculo a velocidad considerable. Esto puedes practicarlo utilizando dos o tres rayas pintadas en el suelo separadas unos un par de metros. Pueden ser unas lineas de parking o bien las puedes marcar con al agua de tu bidón.

Se trata de tirar del manillar hacia tus hombros a la vez que das una pedalada grande desplazando el peso hacia atrás. Tienes que pasar las rayas sin tocarlas con las ruedas. La rueda delantera se levanta, sobrepasa el obstáculo. Cuando se posa en tierra das un toque ligero al freno delantero y levantas el peso de los pedales. Con ello consigues irte hacia delante y la rueda trasera se levantará mientras llevas tu peso hacia el manillar.  Cuando seas capaz de pasar una de las rayas de referencia hazlo encadenando varias.

2- Cambiar tu trayectoria de un salto.

Muy útil cuando ves que te aproximas a una zona de grava o arena que quieres evitar y justo al lado contrario está el firme en mejores condiciones. En esta ocasión el ejercicio es de nivel más alto.

Buscamos un escalón y si no te sientes muy seguro, un compañero que pueda sujetarte en caso de apuro. Te colocas encima del escalón, murete o altura elegida. Con pedales automáticos será más sencillo de realizar. Subido en el escalón te inclinas un poco hacia el lado donde pretendes saltar, tiras de a la vez de pedales y manillar saltando hacia el lado de la caída. Maneja tu caída para plantar primero tu rueda trasera prestando atención al arranque de pedalada, nada más plantar en suelo la rueda trasera debes conseguir tirando de pedalada.

Recorrer senderos y caminos es un placer incomparable pero que necesita de unas dosis de técnica. Esta se puede aprender pero debes hacerlo con práctica. ¡A que esperas!… para todo lo demás Deporvillage.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here