Correr y dolor de bazo: 5 consejos para evitarlo de forma natural

El correr y el dolor de bazo son dos circunstancias que van de la mano. Cualquier runner tarde o temprano ha sentido ese molesto dolor en su costado izquierdo, sintiéndolo crecer más intensamente con cada respiración hasta quitar el aliento. Un trastorno que, en algunos casos, puede afectar al rendimiento o, en cualquier caso, desestabilizar nuestra concentración.

¿POR QUÉ DUELE EL BAZO?

En primer lugar, es importante hacer algunas distinciones, ya que esta molestia también puede ser la señal de enfermedades más graves (como, por ejemplo, la mononucleosis, la cirrosis hepática o la anemia).

De lo que estamos hablando en este post es del dolor localizado en la zona abdominal, a la izquierda, justo debajo de las costillas, que se produce durante la actividad física (principalmente en el ejercicio aeróbico). Este dolor de bazo en particular se conoce con el nombre científico de esplenalgia.

La razón del dolor de bazo en los deportistas aún no ha sido aclarada. Las hipótesis más acreditadas son las que tienen en cuenta la posición particular del órgano en contacto con el diafragma. Según estas hipótesis, de hecho, podría depender del trabajo excesivo del diafragma no entrenado de los corredores aficionados.

Para excluir que el dolor de bazo sea un síntoma de una enfermedad grave, es importante mantener bajo control la frecuencia y las ocasiones en que ocurre: si ocurre incluso lejos de los ejercicios físicos ocasionales, es el caso de reportar el trastorno a su médico. Lo mismo se aplica a la manifestación del dolor de bazo de los atletas no ocasionales, incluso cuando ocurre durante el entrenamiento.

¿CÓMO EVITAR EL DESARROLLO DE LA ESPLENALGIA?

El dolor de bazo se puede prevenir de forma natural, evitando algunos errores comunes y con un poco de astucia a la hora de entrenar.

5 cosas que debes evitar para prevenir el dolor de bazo durante la próxima sesión:

  1. Evita comer y beber demasiado antes del entrenamiento: se recomienda no ingerir nada sólido en las 2 horas previas a la actividad y, en cualquier caso, comer alimentos ligeros durante todo el día.
  2. Evita correr sin un calentamiento adecuado: corre de forma progresiva, debes empezar despacio para terminar fuerte.
  3. Evita entrenamientos que no sean apropiados para el nivel de preparación física.
  4. Evita forzar la respiración para evitar el dolor.
  5. Evita descuidar el entrenamiento de los músculos abdominales: son los músculos que sostienen toda la parte superior del cuerpo.

¿QUÉ HACER SI SE PRESENTA EL DOLOR?

Cuando el dolor en tu costado ha llegado, todo lo que puedes hacer es parar y caminar por unos minutos. Nunca fuerces el dolor, esperando que pase, «corriendo sobre él». Es permisible empezar de nuevo con calma, pero si el dolor se repite, entonces deberías volver caminando. Después de un par de días de descanso, intenta correr de nuevo, siguiendo nuestro consejo. Si el dolor se repite, entonces es una buena idea acudir a un especialista.

Encuentra todos los productos de running en Deporvillage 

Stefano Francescutti

Summary
Correr y dolor de bazo: 5 consejos para evitarlo de forma natural
Article Name
Correr y dolor de bazo: 5 consejos para evitarlo de forma natural
Description
El correr y el dolor de bazo son dos circunstancias que van de la mano. Cualquier runner tarde o temprano ha sentido ese molesto dolor en su costado izquierdo, sintiéndolo crecer más intensamente con cada respiración hasta quitar el aliento.
Author
Publisher Name
Deporvillage Magazine
Publisher Logo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here