En nuestro blog hemos tratado a lo largo de cuatro entregas técnicas básicas de natación (crol, braza y espalda)  y te hemos propuesto unas claves sencillas para practicar este deporte a la hora de comer, momento elegido o el único disponible por muchos a lo largo del día para poder hacer algo de deporte. Siempre buscando promover el hábito del deporte y dar consejos técnicos básicos para quienes se están iniciando.

Queremos de nuevo retomar este deporte, la natación en este caso para repasar contigo unos consejos básicos a la hora de lanzarte al agua: la salida.

Como todo tiene su técnica que habrás de entrenar por muy poco que te apetezca llamar la atención en la piscina. Todo el que se tira bien ha aprendido antes a base de practicar (y dar alguna que otra tripada).

Tal vez la piscina que frecuentas es de baja profundidad por lo que puede ser que no te autoricen las entrada de cabeza desde el borde. Siempre te queda el recurso de practicar en verano y tal vez  con menos público si eso te preocupa.

Vamos a contar que  dispones de poyete para la entrada o simplemente bordillo o tal vez pantalán. En cualquier caso la técnica de salida busca mejorar la eficiencia de tu nado no solo la estética del salto.

Agarra el bordillo dejando los dos pies entre las manos, por fuera o agarrando el lateral. Los pies los podrás colocar los dos a la misma altura o uno más avanzado que otro. Lo más aconsejable es colocar las manos más o menos con la misma separación que distancia tengas entre tus hombros y flexiones las rodillas unos 30º.

A la hora de salir lo importante es saber describir una trayectoria en la que el centro de gravedad corporal trace lo que se podría decir como un tiro horizontal. Se trata de llegar lo más lejos posible para que la velocidad a la que te lanzas se mantenga cuantos mas segundo mejor. El cuerpo corrige su entrada lo antes posible para dar dos o tres batidas de pies antes de comenzar a nadar.

Se dice que en los años 80 los nadadores rusos implantaron la técnica de dejar los brazos por detrás de la cadera en la fase de vuelo del cuerpo lo que permite coger más angulo de entrada hacia abajo ganando profundidad, quizás más aplicable al estilo de braza.

Ya sabes que si nadas a braza está permitido dar una brazada debajo del agua. En caso de crol o mariposa debes empezar a batir pies en cuanto notes perdida de velocidad y pasar después a dar dos patadas rápidas e inmediatamente nadar, o bien si tienes una capacidad de batido poderosa mantener la misma a alta intensidad por debajo del agua cuanto puedas.

Te recomendamos leer: ¿Es bueno contener la respiración mientras nadas?

En cualquier caso tras realizar «el tiro» antes descrito y asegurar una entrada que sea un verdadero deslizamiento, no respires jamás en tu primera brazada pues te frenarás. El truco de la entrada es conseguir no romper sino dar continuidad a la velocidad que te ha permitido el salto. Aquí está el reto pues la diferencia en tiempo de reacción entre el lanzamiento de unos y otros es de centésimas de segundo.

3 COMENTARIOS

  1. Hola!!!
    Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs de Dietas y Fitness. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web dentro de un articulo de tu blog en la parte final de tu post, y yo te devuelvo un enlace en portada o un articulo completo en mis sitios, asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com
    besoss
    Emilia

  2. Enhorabuena por tu blog. Los consejos son precisos y perfectamente apoyados por el vídeo que has incorporado. Te animo a que sigas preparando algo más. Ánimo y saludos.

    • Gracias Enrique. Seguimos con ello, en Deporvillage equipamos deportistas pero nos apasiona el deporte por eso escribimos de forma sencilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here