Seguimos animándote a aplicar reglas sencillas de pura mecánica en tu tiempo de piscina para llamar tu atención sobre la importancia de la técnica: esencial para obtener rendimiento en tiempos y distancias. Avanzamos en esta ocasión con algunos consejos básicos de técnica de natación en el estilo de braza.

Es sobre todo un estilo de natación muy natural y es uno de los más fáciles de aprender en su modalidad básica. Por contra es de los más complicados de aprender a alto nivel. Estamos hablando de un estilo de natación que tiene dos grandes virtudes: la comodidad y la naturalidad.

Tu trabajo se va a centrar en el pectoral, dorsal, biceps, cuadriceps, aductores, glúteos, isquiotibiales y la musculatura de la zona baja de la espalda. Vas fortalecer tu espalda y tu cadera y al contrario que con el crol echa tus hombros hacia delante.

Las claves de este estilo de natación puedes situarlas en:

-saber aprovechar el deslizamiento de tu cuerpo una vez que hayas finalizado el ciclo de patada

no flexionar excesivamente tus caderas cuando realices el recobro de piernas y brazos.

Es de destacar que practicando braza logras la mejor orientación posible en tu desplazamiento por el agua y se trata de un estilo muy fácil de realizar a baja velocidad. Por eso es el estilo de natación más lento de todos. Si quieres nadar rápido necesitarás mucha energía. Tus rodillas sufrirán en este estilo más que en los demás.

Si decides utilizar accesorios como aletas solo podrás hacer el movimiento de piernas empleado en el estilo de mariposa. Las palas en esta ocasión son recomendables si tu estilo de braza es realmente técnico. Si podrás utilizar tu tabla para dirigir y tonificar la parte inferior del cuerpo y mejorar la fuerza de las piernas y la técnica.

Prueba con estos ejercicios:

1- Dos patadas y una brazada. Haz un ciclo normal de brazos y piernas, desliza dos segundos, da otra patada y vuelve a deslizar.

2- Con aletas da una patada de mariposa con cada ciclo de brazos de braza. Las aletas te permitirán lanzarte hacia delante apoyándote en tus piernas.

3- Coordinación. Se trata de coordinar el movimiento solo el brazo derecho con la pierna izquierda y viceversa.

4- Ponte a prueba. Sumergido boca arriba en el agua ponte a nadar a braza al revés.

Ver todos los productos de natación en Deporvillage

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here