Cómo perder peso en bicicleta

Perder peso es una de las razones por las que a menudo empezamos a ir en bicicleta. No siempre es así, está claro: tengo amigos muy flacos que sólo empezaron a dar las primeras vueltas porque tenían un amigo que los convenció. 

También hay gente que decide comenzar su «carrera de ciclista» por otras razones diversas: algunos porque les regalaron una bicicleta, otros porque encontraron la vieja bicicleta de su abuelo en un sótano polvoriento, otros porque «cuando me retire tendré tiempo libre». Luego están los que empiezan simplemente por moda (gracias a la moda); e incluso aquellos que han empezado cuando se les ha retirado el carnet de conducir.

Hoy, sin embargo, queremos hablar de los que pedalean también para volver a estar en forma y recuperar el peso ideal.

Para sacar el máximo provecho de sus entrenamientos y perder peso, es importante seguir unas normas básicas de nutrición que ayudarán a mantenerse sano y a seguir pedaleando con fuerza.

A continuación te dejamos algunos consejos que esperamos que te ayuden.

BEBE MUCHO… ¡PERO AGUA!

Lo primero que hay que tener en cuenta: los líquidos son para la hidratación, no para la ingesta de calorías. El agua, el té sin azúcar o el café negro son perfectos. Nos mantenemos alejados de los refrescos, los zumos, las bebidas con azúcar y el alcohol.

 

PEDALEAR DURANTE MUUUCHO TIEMPO

Es bueno ir rápido y hay muchos ejercicios para mejorar el rendimiento. Sin embargo, para perder peso, hay que hacer al menos una vez a la semana, lo que llamamos «una tirada larga», es decir cuatro, cinco o hasta seis horas encima de la bicicleta. Esta será la manera de quemar el exceso de grasa, además de aumentar la resistencia al esfuerzo.

COMER MÁS VERDURAS Y MÁS PROTEÍNAS MAGRAS

Las verduras y las proteínas como el pollo o el pescado deben ser un alimento básico de la dieta de todo buen ciclista. En lugar de llenarse de suplementos alimenticios, intentemos tomar la mayoría de vitaminas y proteínas de los alimentos. La tasa de absorción es mejor, y dar a nuestro cuerpo lo que necesita a través de la comida nos hará sentir mucho mejor. Como resultado, si nuestro cuerpo se siente bien, tendremos ciclos de pedaleos más largos, lo que nos ayudará a quemar más calorías. 

LIMITAR LAS PORCIONES

Sólo porque vayas en bicicleta un par de veces a la semana no significa que puedas comer lo que quieras. De hecho, la mayoría de los ciclistas principiantes cometen el error de comer demasiado porque se sienten bien con el ejercicio que han hecho, lo que hace que el entrenamiento sea contraproducente para la pérdida de peso.

Por otro lado, también es un error limitar la comida que nos gusta sólo porque puede no ser buena para nosotros. La falta de chocolate o cerveza sólo empeorará nuestras ganas de comer, lo que probablemente nos llevará a excesos. En lugar de eliminar completamente según qué alimentos de nuestra dieta, recomendamos limitar las porciones. Es bueno, ocasionalmente, recompensar el esfuerzo con algún “premio”. La palabra clave es siempre la misma: moderación.

TRES COMIDAS AL DÍA

Si nos comprometemos a tres buenas comidas al día, será mucho más fácil resistir la tentación de comer y evitaremos llegar con demasiada hambre a la siguiente comida.También es importante recordar que cada una de las comidas principales debe contener una porción sustancial de proteína y fibra.

Encuentra todos los productos de ciclismo en Deporvillage

Stefano Francescutti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *