Cómo mantener la transmisión de tu bicicleta

Mantener la transmisión limpia y bien mantenida significa que los cambios de marcha serán más suaves y, en consecuencia, los componentes de tu bici durarán más tiempo haciendo una conducción más agradable. A continuación, te explicamos cómo limpiar la transmisión de tu bicicleta para mantenerla en óptimas condiciones.

¿Qué necesitas para limpiar la transmisión?

Además del limpiador para bicicletas, el desengrasante y el lubricante, ya deberías tener la mayoría de estos productos. Aquí te dejamos una lista exhaustiva:

También hay productos «extra» que facilitan la limpieza:

Cómo limpiar la transmisión

La forma más fácil de limpiar la transmisión es tener la bicicleta levantada del suelo. Un soporte de trabajo es perfecto, o bien puedes usar muebles de jardín o simplemente darle la vuelta a la bicicleta. Después, será necesario desmontar la rueda trasera para poder acceder realmente a las esquinas y a las ranuras del cuadro.

A continuación tienes una lista de las acciones a realizar:

  1. Usa un trapo viejo para limpiar la suciedad acumulada en las coronas y los engranajes.
  2. Sujeta el trapo y agarra la cadena, luego gira los brazos de las bielas hacia atrás unas cuantas veces para que el trapo limpie la suciedad y el aceite de la cadena.
  3. Aplica el desengrasante, utilizando un cepillo o un spray.
  4. Con un cepillo de cerdas duras (o un cepillo de dientes viejo), frota la cadena, los piñones, los platos y el desviador. 
  5. Aclara bien todo.
  6. Usa un cepillo o un trapo para limpiar la suciedad entre los piñones del cassette y, luego, aplica desengrasante.
  7. Utiliza un cepillo de cerdas largas para eliminar los restos de suciedad.
  8. Lava el cassette con un limpiador para bicicletas y acláralo.
  9. Utiliza un limpiador de bicicletas y una esponja limpia para eliminar los restos de suciedad del cuadro y de los componentes.
  10. Seca los componentes con un trapo que no suelte pelusa y vuelve a colocar la rueda trasera.

Cómo lubricar la transmisión

Ahora es el momento de lubricar todo. ¿En qué sentido? 

  1. Asegúrate siempre de que la cadena esté limpia. El lubricante mezclado con la suciedad de la carretera puede crear una «pasta» que puede provocar el desgaste de los componentes.
  2. Aplica unas gotas de lubricante para cadenas en los eslabones. 
  3. Gira la cadena hacia atrás durante 20 segundos para que el lubricante penetre en el interior de los eslabones. 
  4. Con un trapo, limpia el exceso de lubricante de la cadena.
  5. Vuelve a seguir los pasos 2 y 3.
  6. Aplica con cuidado un par de gotas de lubricante para cadenas en los resortes del desviador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.