Cómo limpiar la MTB

El barro, los residuos, el polvo y la arena son los archienemigos de nuestra MTB. Muchas veces no es suficiente con una hidrolimpiadora, sino que es necesaria una limpieza más profunda que, además de hacer que nuestra bici luzca (casi) como nueva, alargará la vida útil de todos sus componentes. Por este motivo, sobre todo después de una salida entre barro o mucho polvo, se recomienda limpiar la bici con detergentes y productos específicos, evitando solventes como el petróleo, gasolina o gasóleo; a largo plazo, pueden resultar muy agresivos con las juntas y con el acabado de los componentes y el cuadro. Ésto es lo que recomendamos para una buena limpieza.

Mejor evitar los centros de lavado de coche a presión, pero si no puedes evitarlo…

Después de una salida, es cómodo llevar tu bici al lavado de coches y limpiarla con una hidrolimpiadora, aunque tu mecánico no esté muy de acuerdo: el agua a presión es enemiga de las rodaduras, las partes delicadas y las juntas. Si no tienes otras alternativas, por lo menos intenta alejar la manguera a más de un metro para que el chorro llegue a la bici con menos fuerza; nos referimos a los sistemas de lavado con lanzas de alta presión. Si dispones de tu propia hidrolimpiadora, puedes ajustar la presión de la misma bajándola. Otra recomendación importante es que dirijas el agua hacia el sentido opuesto a la dirección en la que se mueven las barras de la horquilla, los amortiguadores y la tija telescópica para que los rodamientos no se desgasten antes de tiempo, y que las unidades amortiguantes no pierdan eficacia.

Cómo limpiar la MTB

Lavado a mano: kit de limpieza

Si la bici está muy sucia (sobre todo de barro) es posible utilizar un detergente como el Muc Off en toda la bici y dejar que actúe. Asegúrate de eliminar cada residuo de barro o polvo, sobre todo si tu bici tiene partes anodizadas, porque con estos sprays, a lo largo, pueden desteñir. Después de unos segundos, hay que aclarar con mucho cuidado con una esponja y un cubo de agua (o una hidrolimpiadora) y secar bien la bici para evitar que se acumule la humedad que podría penetrar en los componentes y hacer que se oxiden.

Limpiar bien la transmisión: imprescindible

Cadena, plato y cassette: la transmisión. Son las partes que más trabajan y, cuando se ensucian… ¡se ensucian de verdad! Grasa, restos de aceite, residuos de todo tipo… Para eliminar esta suciedad, mejor evitar los productos genéricos, como un desengrasante para el hogar. Es mejor utilizar productos especiales, detergentes en spray útiles para eliminar la suciedad incrustada. Recomendamos el uso de cepillos de cerdas duras para la limpieza de dientes y platos. Un antiguo cepillo de dientes es perfecto para desengrasar los dientes de la corona.

Limpieza de la cadena: no puede faltar

La cadena, siendo el componente que más trabaja y que requiere más cuidados, merecería un capítulo a parte. Después de limpiarla bien usando un cepillo de cerdas duras (hemos dicho que podemos usar hasta un cepillo de dientes), es necesario aplicar la cantidad correcta de lubricante para cadenas. Los mejores disponibles en el mercado son líquidos. Tras aplicarlo en toda la cadena (aplicamos el producto mientras giramos los pedales hacia atrás), hay que limpiar los residuos con un trapo limpio.

Y para terminar… lubricante

Para terminar, hay que lubricar los rodamientos y las partes mecánicas con aceite de silicona, útil también para evitar la humedad. También se puede utilizar para las barras de la horquilla. Hay que aplicarlo a las barras y frotarlas bien con un paño para evitar que, con el exceso de aceite, el polvo se quede pegado rayando la pintura.

Encuentra todos los productos para la limpieza y el mantenimiento de tu MTB en Deporvillage.

Marco Trabucchi

 

Summary
Cómo limpiar la MTB
Article Name
Cómo limpiar la MTB
Description
El barro, los residuos, el polvo y la arena son los archienemigos de nuestra MTB.
Author
Publisher Name
Deporvillage Magazine
Publisher Logo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here