Si oyes decir a alguien que ya ha adquirido su nuevo cicloergómetro con medición de potencia y/o simulación de circuitos, lo primero será sorprenderte por la frase, pero no quiere decir ni más ni menos que ya tiene rodillo nuevo para entrenar.

Realizar entrenamiento en rodillo es algo habitual en el mundo ciclista asociado casi siempre a las épocas de mal tiempo, cuando no apetece o no es posible salir al campo o a la carretera. Pero la conveniencia o no de este material no se limita solo a la cuestión meteorológica pues puede aportar otras ventajas.

A igualdad de tiempo de entrenamiento la mayoría de las veces el tiempo de rodillo gana en intensidad funcional al exterior. Otros factores como falta de tiempo  que nos puede llevar a rodar a horas no apropiadas para hacerlo en exterior y optamos por el rodillo. Incluso la posibilidad de monitorizar la sesión si podemos disfrutar de datos y referencia visual de la ruta a la vez es tentador. La utilización de videos es una alternativa que si bien se puede usar por separado puede ser integrado con un rodillo magnético con control electrónico de carga de manera que la misma varíe en función de la pendiente del circuito que se recorre en forma virtual.

Tu sesión en el rodillo funciona de manera similar al entrenamiento en la ruta, es decir que la intensidad de la carga (medida por la potencia a la que pedaleamos) y la duración son los principales factores que determinan tu trabajo. En rodillo ni se pierde el tiempo ni tampoco una hora equivale a dos de ruta.

A la hora de elegir tu modelo hay dos tipos en el mercado, los de rulos y los de caballete.

Sobre los primeros hay que desarrollar una cierta destreza pues a falta de bloqueo de uno de los dos ejes, eres tu quien debe aportar el equilibrio. Esto unido a la baja resistencia de rodadura proporcionan una sensación agradable pero tener algo para apoyarse como un cerco o barandilla puede ser muy útil. Por contra es más difícil hacer entrenamientos largos por el esfuerzo de concentración que supone y porque la resistencia está muy limitada. En cualquier caso se puede modificar agregando un generador de carga adicional similar a los que tienen los rodillos fijos.

Estos modelos fijos (los de caballete) permiten entrenamientos mas prolongados y ritmos más continuos con patrones de carga. Reproducen más fácilmente la ruta según sea su generador de carga (magnético, turbina de aire o de fluido).

Por ultimo queremos llamar tu atención sobre dos cuestiones importantes a la hora de entrenar con rodillo: la motivación y la ventilación.

Respecto a la primera hay que darle continuidad. Para unos el entrenamiento estructurado, la monitorización, las condiciones controlados son en si motivantes. Para otros el trabajo grupal de la clase de spinning es esencial y la imagineria del monitor (vamos equipo que subimos…) es suficiente. La utilización de simuladores, por separado o integrada con rodillo magnético, es una opción para variar la pendiente del circuito virtual.

Respecto a la ventilación no pienses que por dejar mayor charco de sudor a los pies de tu rodillo has obtenido más éxito. Hay dificultad para evacuar calor sobre el rodillo y esto suele desestimarse. En la ruta una corriente de aire a 30km/h genera suficiente convección para que no suela existir este problema. En el rodillo este problema existe por lo que una buena ventilación y un ventilador industrial es una de las mejores inversiones que podemos hacer si vamos a entrenar frecuentemente en rodillo.

En Deporvillage puedes elegir tu rodillo de rulos, de caballete básico o avanzado. Además de disfrutar de la mejor tienda de ciclismo on-line.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here