Que la acumulación de ácido láctico en nuestros músculos produce agujetas es algo difundido en ambientes deportivos, pero no lo es tanto que se pueden evitar. No podemos dejar de pensar que cada vez que hagamos a nuestro organismo producir un esfuerzo físico, esto siempre va a tener consecuencias fisiológicas. Por tanto aquí viene nuestro primer discernimiento: que queremos  ¿entrenar o salir a montar en bici o a trotar?

Vamos a quedarnos con la primera posible respuesta por lo que debemos tener muy claro que «picarnos hombro con hombro» con el cuñado en el parque o jugar a «hacer la goma» con los colegas subiendo una tachuela no es entrenar.

Así las cosas de este post: el lactato. Debemos saber que el ácido láctico se produce en nuestra células musculares porque la combustión de la glucosa no se realiza de forma completa, porque no les llega suficiente oxígeno: estamos trabajando con gran intensidad/pulsaciones.

En ese momento de sobre producción de ácido láctico nuestro organismo, de forma automática, hace que nuestro plasma sanguíneo empape todo lo posible las fibras musculares para convertir el ácido láctico (malo de la película) en lactato (chico bueno).

La clave:  para que tu plasma sanguíneo haga esa función natural de la forma más eficaz posible, debes entrenar la intensificación de tus vasos capilares. Pues estos serán la red que facilitará que el plasma llegue mas y mejor a tus fibras musculares. A mas capilaridad mas capacidad de pasar plasma y mas neutralización del ácido láctico.

Pero no es tan fácil, porque a su vez todo ese plasma que pasa a las fibras musculares se detrae del torrente sanguíneo y la sangre «se espesa». Se desata así otro mecanismo biológico: el corazón comienza a trabajar su desarrollo muscular al tener que bombear mas fuerte.

Conclusión: comienza tu entrenamiento con sesiones de ritmo bajo, que irás incrementando semana a semana. Así tu producción de ácido láctico será en niveles mínimos, por lo que tu plasma fluirá libremente e incrementarás la red capilar.

A su vez al tener mas red que cubrir con el mismo líquido (sangre) automáticamente se incrementará la cantidad de plasma. Con lo que la bomba que mueve el circuito (corazón) hará crecer sus fibras musculares pues tendrá que tener mas capacidad de bombeo: las pulsaciones en reposo y máximas bajarán, tu ganarás en mas velocidad a menor esfuerzo.

Tras esta fase de adaptación, que debe repetirse cada inicio de temporada, estarás en condiciones de afrontar entrenamientos mas destinados a series e incremento de la calidad. Recuerda: aunque no seas deportista competitivo, como deportista  popular haz tus entrenamientos con cabeza.

No olvides preparar tu reposición de energía para realizar entrenamientos, en Deporvillage estamos preparados para ayudarte a ello.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here