La equipación de invierno para ciclismo es seguramente el problema más grande para los que no pueden resistirse a salir, ni en los meses más fríos del año; ya sea para seguir con su rutina de entrenamiento invernal, como si las actividades alternativas no son lo suyo.

Hoy intentaremos ofrecer unos consejos básicos para disfrutar de vuestras salidas, incluso cuando las condiciones climáticas no son muy favorables.

El peor error

Cuando seleccionamos la equipación de invierno para ciclismo, el error principal consiste en abrigarse demasiado y hacerlo mal. La mayoría de la gente utiliza chaquetas térmicas que abrigan demasiado, perfectas si la temperatura es constante. Imaginemos que pedaleamos en llanura con una temperatura entre 0º y 3º, de modo que las pulsaciones no sean muy elevadas y la transpiración sea baja: en este caso, una chaqueta térmica es perfecta.

Sin embargo, en los ascensos más o menos largos, el corazón late más rápido y sudamos más: en este caso, este tipo de chaqueta ya no nos sirve. ¿Por qué?
Las chaquetas térmicas abrigan mucho y crean una bolsa de aire caliente entre la misma chaqueta y la capa inferior. En cuanto empieza la bajada, la bolsa de aire se enfría, se condensa y nos mojamos: y así es como nos resfriamos.

Los 9 consejos

1. AISLAR LA PIEL

Utilizar prendas interiores muy ajustadas para aislar la piel evitando que entre en contacto con el aire frío.

2. LLEVAR CAPAS

De esta forma regulamos la temperatura y evitamos que se cree la bolsa de aire que mencionamos antes. ¿Nos enfrentamos a una subida muy empinada? Abrimos todas las cremalleras o nos quitamos la primera capa… ¿Bajamos a toda velocidad? Cerramos todo y, si hace falta, añadimos alguna prenda.

3. SUDAR POCO

El invierno es la temporada en la que no deberíamos sudar o, al menos, intentar reducir la transpiración al mínimo, sea por las temperaturas o porque subimos las cuestas a una velocidad inferior… Si sudamos demasiado es porque llevamos la ropa equivocada. Por lo tanto, hay que seguir los primeros dos consejos.

4. FRÍO EN LA SALIDA

Lo sé, es un gran esfuerzo, pero para vestirse de forma correcta hay que pasar frío los primeros 15-20 minutos; después, el cuerpo entrará en calor alcanzando la temperatura ideal. Lo peor que podéis hacer es buscar una sensación térmica confortable nada más empezar la ruta.

5. LAS MANOS

Recomiendo llevar un guante muy fino y técnico en contacto con la piel y otro guante más caliente y antiviento como segunda capa.

6. LOS PIES

Comprad unas zapatillas invernales. Y ya está. Las zapatillas invernales son necesarias… Además, si hace mucho frío o sois muy sensibles (como yo), podéis añadir un cubrezapatillas grueso y estaréis listos para pedalear incluso en la nieve.

7. CABEZA

Es indispensable un gorro bajocasco técnico y transpirable, que cubra hasta las orejas.

8. CUELLO

Algunos ciclistas son muy sensibles al frío en el cuello; éste no es mi caso. Recomiendo una braga técnica, que también sea útil para tapar la boca, de modo que el aire que respiremos esté más caliente.

9. NO TENGÁIS MIEDO

Sólo es un poco de frío…

Está todo claro, ¿verdad?

Stefano Francescutti

Encontraréis toda la equipación de la que hablamos en este artículo en Deporvillage

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here